El punto G existe

Bracli lo ha comprobado y os propone una forma muy divertida y estimulante de localizarlo y...¡Disfrutarlo!

Gracias a un collar especial acabado en un anillo de perlas, los tangas y bodies de nuestras colecciones Geneva, Vienna, Bella y Bracli & G son capaces de estimular de forma simultánea las partes sensibles externas y el punto G.

  1. El primer paso a seguir es deshacer el lazo que une el anillo de perlas con el encaje. De esta forma, el collar de perlas se libera (sólo queda sujeto a la parte frontal de la prenda).
  2. Debes hacer un nudo al final del collar de perlas para formar un racimo.
  3. Este racimo se introducirá en la vagina con la ayuda de uno o más dedos.
  4. Una vez ha sido introducido, existen dos posibilidades:
    1. Masturbación: Con uno o más dedos, debes deslizar el collar de perlas a lo largo de la vagina, alcanzando el punto G con el racimo y estimulando el clítoris con la parte exterior del collar.
    2. Penetración: Igual que en el caso anterior, pero sustituyendo los dedos por el pene.